Anoche regresó la cosa que sea que me acompaña desde hace unos días, pero esta vez fue directa.

Le pedí a mi novio que se quedara conmigo anoche. Dormíamos tranquilos.

– Katalina, ¿quién está ahi?- Dijo una voz chillona y fuerte, tan fuerte que no me cabe duda de que provenía de los pies de mi cama. Alguien estaba de pie ahí. Estoy segura. Sentía la misma presencia. No lo vi, pero lo sentí.

Por un momento permanecí aterrada y como paralizada mirando hacia allí.  Nada.  Nada se movió, no hubo más sonidos y cuando me sentí valiente alargué la mano y encendí la lamparita. 

A mi novio lo llamé muy suavemente, luego un poco más fuerte, pero al final  tuve que darle un buen codazo para que se despertara.  Por supuesto no escuchó nada. Me abrazó y quedó rendido de nuevo.

Ya me preocupé…..

DEJA TU COMENTARIO

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s