ENERGÍAS ALTERNATIVAS

Estándar

Colombia goza de grandes privilegios por su diversidad y parece que tenemos problemas para administrar de manera eficiente y respetuosa tanta abundancia. Desde todas partes nos llegan noticias sobre la manera irracional, inconveniente o abusiva como se explota la riqueza que nos hace un país deseable. He notado que casi todos nuestros conflictos giran alrededor de la tenencia y uso de la tierra. Desde nuestro conflicto armado, pasando por las luchas campesinas, nuevos desplazamientos, pobreza, deforestación, ¿Qué pasa con el concepto de sostenibilidad y la aplicación de políticas? Pensar únicamente en la naturaleza es una visión incompleta porque cuando se habla de sostenibilidad y medio ambiente, en realidad se trata de justicia social, equidad y de equilibrio medioambiental y económico.

Comprender la problemática ambiental en la región, en cerca de 400 mil hectáreas de la zona ubicada entre la Serranía de Perijá y el valle del río Cesar, centro del departamento del Cesar, donde la actividad minera del carbón tiene gran influencia, es la mejor manera de racionalizar tanto los nuevos conocimientos, como la problemática que estamos viviendo en esta región.

El secretario general de las Naciones Unidas Ban Ki-Moon en la declaratoria del año 2012 como el año de la Energía Sostenible para Todos, concluye “El desarrollo sostenible es el imperativo del siglo XXI. Proteger nuestro planeta, sacar a las personas de la pobreza y avanzar en el desarrollo económico son diferentes aspectos de la misma lucha¹. Nos esforzamos en crear nuevas actividades empresariales y oportunidades de mercado, nuevos empleos y nuevas posibilidades para el progreso humano, pero no conseguiremos ninguno de estos objetivos si no logramos que la energía sea  sostenible para todos”. Precisamente el año 2012, por iniciativa de Naciones Unidas, ha sido declarado el comienzo de el plan ‘Energía sostenible para todos’, lo cual implica la participación de gobiernos, el sector privado y la sociedad civil y que pretende impulsar el desarrollo e implantación de este tipo de energía, con la premisa de es la forma de asegurar el desarrollo humano a largo plazo desde lo social, económico y ecológico, y el objetivo es que en los próximos 28 años se pueda garantizar el acceso universal a servicios energéticos modernos, reducir la intensidad energética mundial en un 40%, e incrementar el uso de la energía renovable a un nivel mundial al 30%.

El centro del departamento del Cesar comprende los municipios de El Paso, La Jagua de Ibirico, Chiriguaná, Curumaní, Pailitas, Pelaya, Tamalameque, Chimichagua y Astrea y se distingue por su economía agropecuaria, con ganadería extensiva y diversos cultivos tradicionales. Aunque en los últimos años el uso del suelo en grandes extensiones del territorio ha cambiado. Al norte de esta región se encuentra la segunda mina más grande del país en los municipios de La Loma y Chiriguaná y grandes extensiones de cultivo de palma africana. Las consecuencias han sido diversas y creo que merecen un estudio especial dadas las nuevas condiciones económicas, sociales y ambientales que de estas nuevas actividades se desprenden.

Volviendo al tema, “Acceso a la energía” significa que hay disponibilidad física de los servicios modernos de energía que permiten satisfacer las necesidades básicas humanas, pero a un precio asequible. En este sentido resultan fundamentales dos conceptos: productividad, como la relación entre materia prima utilizada y cantidad de producción  y desmaterialización, como búsqueda del equilibrio económico, social y ambiental de una comunidad, mediante el uso de un número menor de recursos en la producción de materiales terminados, sin dejar de atender la satisfacción del consumidor².

Entonces, productividad porque la energía sostenible es energía que proviene de fuentes casi inagotables y cuya generación no requiere demasiada inversión, ni tiene impacto negativo sobre el medio ambiente o se genera en forma natural y por consiguiente  a un precio asequible. Mientras los países desarrollados dependen de los combustibles fósiles, esto es carbón, petróleo y gas natural), en esta región muchas personas aún siguen utilizando la biomasa tradicional como madera y residuos de origen animal o vegetal para cocinar. La electricidad, la energía más básica aún no llega por completo a las poblaciones rurales, aunque las cabeceras municipales ya han sido cubiertas, esto se debe a la falta de infraestructuras o porque el pago que se espera por el servicio no justifica la inversión.

Pero con respecto a la desmaterialización, los dineros de las regalías se han invertido en convenios con las empresas distribuidoras de gas, en este departamento GASNACER y a través de subsidios que llegan hasta el 70% del valor de la conexión y el otro 30% con posibilidades de financiaciación a 3 y 5 años. Los consumos promedio de una vivienda de estrato 1 y 2 están alrededor de los $8.000 por mes y una cuota de pago de la conexión está alrededor de $8.000 también. El promedio de consumo y cuota de pago de la acometida es de $16.000, valor que está por debajo del 50% del valor de un cilindro de gas. La construcción de las redes tampoco tiene mayor impacto sobre la infraestructura de vías ya construidas. Otra cosa muy importante: las calderas para producción de biodiesel funcionan con gas.

Este proyecto de energía alternativa ha llegado a tener coberturas en varios municipios, en sus zonas subnormales,  hasta de un 70% en el casco urbano. La implementación de la energía a través del gas ha sido motor de desarrollo por ser una energía barata y se usa en la industria, como la producción de alimentos y la posibilidad de implementarlo en las ladrilleras artesanales mediante el establecimiento de hornos industriales para la producción de ladrillos y bloques, como en Pailitas.

La energía es fundamental para el desarrollo de una sociedad, está directamente relacionada son conceptos como productividad, salud, educación y su desarrollo influye en el cambio climático y en la seguridad alimentaria e hídrica. Por consiguiente, si queremos desarrollo en óptimas condiciones sociales y económicas, con justicia social y equidad, necesitamos acceder a una energía sostenible, asequible y fiable. Por lo pronto el gas es una energía limpia que evita la contaminación ambiental por emisión de gases, la tala de árboles  para combustible en las cocinas y tiene efectos sobre los indicadores de morbimortalidad en los municipios en cuanto a enfermedades respitatorias en menores y amas de casa porque no hay emisiones de humo.

Estamos en medio de cambios mundiales muy importantes y a nivel local esos cambios nos tocan, ya sea en tecnologías de la información, de economía, ambiente y en lo social obligándonos a aprovechar estas oportunidades para promover el desarrollo local, por lo cual debemos volver a plantearnos las posibilidades de empresa, proyectos para el desarrollo social que realmente generen impacto y ayuden a jalonar desarrollo y calidad de vida para la región.


¹Gallopín, Gilberto. Sostenibilidad y desarrollo sostenible: un enfoque sistémico. Revista Medio ambiente y  desarrollo, No 64. División de Desarrollo Sostenible y Asentamientos Humanos. CEPAL. Recuperado de http://www.eclac.org/publicaciones/xml/6/14256/lcl1864p.pdf

²Boada Ortiz, Alejandro. Negocios y sostenibilidad más allá de la gestión ambiental. Editorial Politécnico Grancolombiano.

DEJA TU COMENTARIO

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s